Follow by Email

martes, 22 de julio de 2008

**Aprende a canalizar la energia de tus pensamientos**







APRENDE A CANALIZAR LA ENERGIA DE TUS PENSAMIENTOS PARA TRANSFORMAR LA ENFERMEDAD EN SALUD


Desde el punto de vista de la psicotronica, la salud es sobre todas las cosas, un estado mental.
Nuestra psique es el arma más poderosa con la que contamos, y puede trabajar en nuestro favor o en nuestra contra.
Si enfocamos nuestros pensamientos hacia la perfección el cuerpo responderá de manera manifiesta.
La curación psicotrónica trabaja a nivel subjetivo o imaginario, por eso se trata de una curación psíquica.
Una vez que aprendamos a utilizar nuestra mente, podemos contribuir a la sanación de otras personas.
En esta nota le enseñamos a canalizar la energía del pensamiento a través de las manos y los ojos, para transformar le enfermedad en salud.
La mente como punto de partida
Hay un postulado de la Psicotrónica que es la base de la idea de salud.
El concepto principal en el que se centra es la noción de "perfección".
La definición está tomada de onName la Metafísica y es como sigue:
"La imagen de la perfección, mantenida con confianza en el nivel relajado de la mente, tiene poder para modificar la imperfección".
Esta afirmación contiene cuatro conceptos fundamentales:
Imagen, Perfección, Confianza y Relajación.
Estos requisitos son esenciales. Si falta uno de ellos se queda incompleta la fórmula que permite autocurarse y curar a los demás.
La actitud mental es la base de la curación psicotrónica. Ninguna técnica da resultado si no tenemos la disposición correcta.
Cuando usted utilice sus manos o sus ojos para curar, debe tener la mente enfocada positivamente hacia lo que está haciendo.
De lo contrario ningún esfuerzo dará resultado.
Diagnóstico psiquico a distancia
En realidad, la facultad psicotrónica que permite detectar enfermedades no es diagnosis.
Sólo los médicos pueden realizar esta comprobación. La capacidad de descrubir utilizando la energía mental se denomina "discernimiento psicotrónico" y se realiza siempre a distancia.
Todo lo que se necesita para ejercer este diagnóstico es:
Capacidad de relajación, Imaginación visual, Deseo de sanarse un mismo y a los demás, y Esperanza y fe en el éxito.
Una vez que está seguro de que cumple con los requisitos, puede trabajar para mejorar su capacidad de detección.
La fórmula para hacerlo es simple. Lo primero que debe hacer es encontrar una habitación de la casa en la que pueda estar tranquilo.
Sólo con su imaginación usted debe crear otra habitación. Con paredes, techo, suelo, ventanas. Píntela de los colorres que quiera, decórela, visualice alfombras, muebles, etc.
Instale una gran claraboya en la habitación. Coloque una silla debajo de esa claraboya. Esa silla la utilizará cada vez que entre en la habitación.
Está bañada por la luz del cielo. Siéntase ahora mentalmente en esa silla. Sienta la luz sobre usted como un halo dorado.
A continuación, relájese y visualícese en esa habitación mental. Examine su cuerpo de arriba a abajo, teniendo en cuenta hacía que parte se siente atraída su atención.
Señale con la mano esa parte del cuerpo y pida que se torne transparente.
Luego, chasquee los dedos para hacer que esa parte se vuelva mayor y más clara. Investigue el problema, preguntándole a la parte afectada cuál es la anormalidad.
Acepte la respuesta que venga a su mente.
Manos que curan
Sus manos son servidores poderosos y precisos de su mente. Constituyen un canal por el que fluye la energía psicotrónica.
Usted puede convertirlas en herramientas de curación, canalizando a través de ellas la fuerza de su mente.
Practique alguna de estas técnicas:
- Señalar a la persona imaginada. - Frotar con una pomada imaginaria. - Rociar con un aerosol imaginario para aliviar dolores
- Chasquear los dedos para "ordenar la curación".
- Coser una herida.
A continuación, le mostramos dos técnicas de curación a través de la manos, una para sanar a otra persona y otra para autosanarse.
Fórmula para transferir energía positiva.
Relájese y vaya a una habitación tranquila y visualícese a usted mismo instalado en su "habitación especial".
Invite con la imaginación a la persona enferma a que entre en la habitación. Examínela a través de su discernimiento psicotrónico.
Cuando localice la zona enferma, extienda sus manos. Recuerde que siempre cuando nos movemos en el mundo de "la la Psicotrónica, nos manejamos en un plano mental.
Usted extiende manos "imaginarias" hacia la "imagen" de la persona enferma.
Sus manos despiden luz y ese halo se dirige a la zona enferma, iluminándola cada vez más. Poco a poco la zona enferma va sanando.
No quedan vestigios de enfermedad. Cuando haya logrado una imagen de esa persona en perfecta salud, termine la sesión.
Autocurarse con un chasquido de dedos.
Relájese cómodamente, cerrando lo ojos, respirando profundamente y sintiendo que ya ha empezado la mejoría.
Véase a sí mismo con el problema. Repáselo. Cambie a una representación de la solución. Véase perfecto. Véase libre de la condición.
Tienda los dedos de la mano hacia el área afectada. Chasquee los dedos diciendo: "¡Fuera!". Su proceso de autocuración estará en marcha a partir de ese momento.
Los ojos un doble canal de salud
Los ojos constituyen una herramienta privilegiada para canalizar la energía, ya que pueden dirigirla en dos direcciones.
Las curaciones psicotrónicas a través de los ojos trabajan con la energía solar, fuente de salud y vida.
Por eso, para poner en práctica un método de sanación utilizando los ojos es preciso es preciso elegir un día cálido y soleado. Siga, paso a paso, las instrucciones.
Método de curación.
Estas técnicas se realizan al aire libre. Puede llevarla a cabo en un parque, en un jardín o en cualquier lugar que usted desee.
Es fundamental que pueda relajarse, de manera que no conviene trabajar en un lugar lleno de gente o ruidos.
- Siéntese de espaldas al Sol, bajo la luz solar con los ojos cerrados.
- Imagine que el Sol fluye por su cuerpo desde la coronilla hasta los pies, sabiendo, que las células de su cuerpo se beneficiarán de inmediato.
- Abra bien los ojos y ciérrelos varias veces.
- Sienta el resplandor del Sol fluyendo por su nuca y saliendo por sus ojos, dando energía a todo lo que ve. Los beneficios se harán sentir de manera instantánea.
- Termine la sesión.