Follow by Email

lunes, 20 de septiembre de 2010

**CARBÓN O DIAMANTE...**


CARBÓN O DIAMANTE




Cuándo el alma oscurece o ilumina la materia;
Cuándo es carbón, y cuándo es diamante. Siendo concientes del alma el pensamiento purifica la materia, y volamos admirando el mundo sin deseos. Aspiramos la fragancia de la flor erguida en su tallo y no la arrancamos. Vemos al pájaro desplazarse, nos deleita su canto, pero no lo ponemos en prisión. Así ... en conciencia espiritual volaremos hacia Dios, con el pensamiento. Siendo un punto, incorporales. Y el alma ya despierta sentirá que la habitan todos los puntos del universo. Y ella estará presente en cada punto. Es un estado tan elevado de percepción, que estamos unidos a la totalidad del cosmos. Esto acontece cuando vibramos mas allá de la luz. Así, elevada, el alma percibe que el tiempo se detiene . Cuando el pensamiento vibre más y más en esta dimensión la materia del cuerpo se habrá divinizado. Y seremos un faro proyectando luz al universo. SEREMOS UN DIAMANTE MULTIFACÉTICO. ¿Y CUANDO SOMOS CARBÓN? Cuando los pensamientos negativos se apoderan de la conciencia y nos conducen hacia abajo somos “carbón”. Esto ocurre en conciencia física. El pensamiento, esclavo de lo instintivo, se desintegra; es atraído por deseos sensuales que nunca se colman. En esta dimensión el tiempo se detiene. El intelecto torpe no sabe decidir en los aspectos mas simples de la vida .

2 comentarios:

Te amo, espíritu mío dijo...

¡Que belleza! Su texto me fascina. ¡También he vivido esa experiencia mística de unificación, en la cual el tiempo cesa, brilla la atemporalidad, y cada ser es Dios en su integralidad y Dios en su integridad es cada ser, y todos somos en realidad el mismo ser tras nuestros disfraces, un único punto de amor absoluto, indivisible y eterno, siendo la multiplicidad ilusoria y la unidad la única verdad!

Te amo, espíritu mío dijo...

Tu espíritu es elevado, tú eres dichosa.